Algunos datos sobre las Escuelas oficiales de Idiomas

Este mes de julio es el mes por antonomasia para las matriculaciones y prescripciones dentro de las Escuelas Oficiales de Idiomas. Pero antes de hacer largas colas, te invitamos a que sigas leyendo y conozcas todas las ventajas e inconvenientes que tienen.

Empecemos por qué son. Las Escuelas Oficiales de Idiomas son centros oficiales que regulan la enseñanza de las lenguas extranjeras (y del castellano para el caso de los nacidos fuera de España) dentro de nuestro país. Aunque regulados por el Ministerio de Educación, son centros dependientes de las Consejerías de Educación de cada Comunidad Autónoma. En la actualidad, existen más de 300 Escuelas Oficiales de Idiomas repartidas en varias ciudades españolas.

Sus estudios están regulados según el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas, por lo que el aprendizaje se establece en varios niveles: Básico, Intermedio y Avanzado. Una vez al año, se convocan exámenes oficiales para acreditar los conocimientos en una lengua, tanto para los alumnos oficiales como para los que no estén matriculados.

Su mayor ventaja es que sus titulaciones son oficiales dentro del territorio español, por lo que son reconocidas tanto para oposiciones como para cualquier puesto de trabajo. Otra ventaja es su bajo precio. Aunque depende de cada comunidad autónoma, el coste de estudiar un curso entero no suele superar los 100€.

Por contra, existen dos grandes inconvenientes. Sus titulaciones sólo están reconocidas dentro del estado español, es decir, fuera de nuestro país no sirven, son papel mojado. Por ello, si estás pensando en estudiar o trabajar fuera, mejor que optes por los Institutos Oficiales. Su otro gran problema es la gran cantidad de gente que quiere entrar y el bajo número de plazas disponibles. En algunos idiomas poco demandados como el ruso o el árabe, es fácil poder entrar, pero en los principales idiomas (inglés, francés o alemán) poder tener plaza se convierte en una odisea tan grande que a veces se necesitan años para poder alcanzarla.

Razones para aprender alemán

Bueno, seguro que razones para estudiar alemán te salen muchas. Pero seguro que también te vendrán a la cabeza muchas dudas y miedos. Pues bien, desde este artículo queremos animar a todos esos indecisos que no saben si lanzarse o no a aprender este idioma.

Primera razón: porque aunque no lo parezca a simple vista, es el idioma más hablado en la Unión Europea. Sí, más de 90 millones de personas lo tienen como lengua materna en la Unión Europea, por delante del inglés o el francés. Y es que se habla en Alemania, pero también es idioma oficial en Austria, en la mayor parte de Suiza, en Liechtenstein, en Luxemburgo y en Bélgica. Pero aún hay más, porque hay importantes comunidades de germanoparlantes en Brasil, en Estados Unidos, Canadá o Rusia.

Segunda razón: es el motor de Europa y la cuarta potencia económica mundial por detrás de Estados Unidos, China y Japón. Su poder económico se revela en que es el segundo mayor exportador mundial y el segundo país con mayor superávit comercial. Las principales empresas de los sectores del automóvil, farmacéutico, aeronáutico y electrónico tienen sus sedes en Alemania como Opel, Bayer, Volkswagen, BMW o Siemens. Pero otras grandes marcas como Adidas, Playmobil o Nivea son alemanas y tienen sus bases en dicho país. Asimismo, es importante su peso financiero. De hecho, el Banco Central Europeo se encuentra en este país. Por tanto, si te interesa trabajar en esos sectores, ves cogiendo los libros de alemán 😉

Tercera razón: no es tan difícil. El alemán tiene fama de idioma insuperable, de lengua imposible. Pero no es tan fiero como pintan el lobo.. Como ya dijimos en un artículo anterior, hay muchos mitos falsos y muchas cosas fáciles sobre el alemán que has de saber. Por ejemplo, la pronunciación es más sencilla y menos complicada que el inglés. Las conjugaciones de los verbos no son como las lenguas latinas (francés, castellano, italiano, ..), sino como el inglés, con menos irregularidades y más simplificaciones.

Cuarta razón: diferenciarte en el curriculum. La gran mayoría de los candidatos tienen conocimientos en inglés (otra cosa es si lo dominan mejor o peor, o incluso si exageran..), así que una buena forma de diferenciarte del resto de aspirantes es con un idioma como el alemán, que no mucha gente sabe.

Quinta razón: turismo alemán. Si estás pensando en trabajar dentro del sector turísticos-hotelero, has de ser consciente que después de los ingleses, los alemanes son los que más visitan nuestro país. Incluso hay regiones como las Islas Baleares o las Islas Canarias que casi se convierten en provincias alemanas cuando llega el verano. Así que conocimientos en dicho idioma te abrirán muchas puertas.

En fin, esperamos haberte dado suficientes razones para estudiar este idioma. Así que déjate de miedos, ¡y lánzate a aprender esta fantástica lengua!

Las mejores series para aprender inglés

Porque no sólo se aprende inglés memorizando el listado de los verbos irregulares o haciendo ejercicios de gramática. También se puede mejorar viendo series y películas en versión original. Pero ojo, una cosa no quita la otra. No aprenderemos el idioma sólo con series, sino que éstas son el complemento perfecto (y mucho menos aburridas) para mejorar nuestro nivel.

Antes de empezar con nuestro listado, hacer dos pequeños apuntes. Las series que vamos a enumerar son las que consideramos las mejores para aprender un idioma, no las que más nos gustan. Porque una cosa es que te guste la serie y otra que sea útil para mejorar el idioma. Y ya se sabe, en gustos no hay nada escrito. Y otro apunte más: por supuesto hay que seguir la serie en versión original, pero atención, con subtítulos en inglés, no en castellano, porque sino acabaremos leyendo y no mejoraremos. Dicho esto vayamos con las mejores series para aprender inglés.

Si tu nivel es medio, te recomendamos dos series británicas de gran éxito: ‘Downton Abbey’ y ‘Sherlock’. La primera se desarrolla a principio del s.XX y cuenta la vida de una familia aristocrática y sus criados. La otra relata con gran fidelidad las aventuras del famoso detective creado por Conan Doyle. ¿Pero por qué son buenas? La primera razón es por su acento inglés. Si tu nivel es bajo o medio, lo normal es que estés acostumbrado al acento de las islas, por lo que te será fácil la comprensión. Por otra parte, sus protagonistas (como buenos actores ingleses) tienen una perfecta dicción, un punto más a su favor. Y por último, su vocabulario es bastante estandarizado, es decir, nada de argot que no sepas.

Si prefieres el acento americano, entonces te recomendamos ‘Breaking Bad’ y ‘The Walking Dead’. La primera narra la historia de Walter White, un profesor al que le diagnostican cáncer y que para costear su tratamiento, empieza a fabricar droga casera. La acción se desarrolla en el sur de Estados Unidos, por lo que sus protagonistas hablan con acento sureño, mucho más fácil de comprender que el del norte americano. Asimismo, los diálogos suelen ser cortos, nada de parrafadas en las que te puedes perder. Lo de los diálogos breves también sucede en ‘The Walking Dead’, una serie ambientada en un hipotético mundo apocalíptico dónde los zombies se han hecho los dueños. Bromas aparte de que comprender a los zombies no es muy difícil, la verdad es que las tramas son sencillas y se entienden bien.

Si tienes nivel alto, entonces tu serie es ‘Juego de Tronos’. La disputa por el Trono de Hierro en el fantástico mundo de Poniente, con sus familias enfrentadas, complots y asesinatos, engancha a millones de fans en todo el mundo. La mayoría de los actores son ingleses, lo que facilita su comprensión. Pero ojo, las tramas de engaños y conspiraciones no son fáciles de seguir, por lo que quizás te toque parar la serie a mitad visionado para asimilarlo (aparte de los shocks y sorpresas propias que siempre causa esta serie).

Finalmente, si hablas inglés con gran soltura y dominio, entonces podrás ver ‘The Wire’ y ‘Skins’. Considerada una de las mejores series de toda la historia, ‘The Wire’ está ambientada en un grupo policial de Baltimore (Estados Unidos) y en las escuchas que éstos hacen para combatir el tráfico de drogas, principalmente. Sin embargo, el fuerte acento de sus protagonistas y sus complejas historias hacen que no sea fácil seguir la serie. Por último, ‘Skins’ es un drama británico que sigue las vivencias de un grupo de adolescentes de Bristol, tratando temas como las drogas, el sexo o la homosexualidad. Su dificultad radica en el fuerte slang (argot) en el que hablan sus protagonistas, por lo que es más que fácil que gran parte del vocabulario no lo hayas oído nunca. Pero esto lo hace perfecto para aprender 😉

Ventajas de los campamentos de verano urbanos

No hace falta decir que el verano está a la vuelta de la esquina. Se nota en el calor que empieza a hacer, en cómo se alarga el día o en que no nos quitamos de la cabeza que en unas semanas estaremos de vacaciones. Pero para los que son padres, hay también una cosa que no se va de la cabeza: qué hacer con los niños. Los colegios cierran en un mes y hasta la primera semana de septiembre no vuelven a abrir. Demasiadas vacaciones comparadas con las que tienen los padres. Así que el dónde “colocar” a los hijos durante las semanas que los padres trabajan se convierte en una necesidad.

Si no queremos agotar a unos abuelos, ya de por si cansados durante todo el año, lo ideal son los campamentos de verano. Éstos se dividen en muchos tipos, desde campamentos de idiomas, de deportes, culturales, rurales, … Pero hoy queremos hablaros de los campamentos urbanos, muchas veces olvidados y que ofrecen grandes ventajas.

Como hemos dicho antes, campamentos hay de mucho tipo y se pueden combinar. Así, podemos tener un campamento urbano de idiomas, cultural y hasta deportivo. Porque el no salir de la ciudad no resta ventajas para aprender una lengua o jugar a un deporte.

Básicamente los campamentos urbanos funcionan como un colegio, con un horario similar al ofrecido durante el curso. Esto permite a los padres seguir trabajando y recoger después a sus hijos cuando acaben la jornada escolar. Esta es la primera ventaja de un campamento urbano, ya que facilita que los padres disfruten también de sus hijos durante las vacaciones.

Pero posiblemente la mayor de las ventajas es su precio. Los campamentos de verano que se desarrollan en la naturaleza o lejos de las ciudades implican un coste mucho mayor. Y es que hay que sumar al precio del propio curso, los gastos de alojamiento y manutención del niño. Según dónde se desarrolle el campamento, el precio se puede duplicar y hasta triplicar comparado con un campamento urbano.

Y esto conlleva una segunda ventaja: a menor precio, mayor tiempo. Al ser más elevado el coste de un campamento exterior, dificulta enormemente que los padres puedan llevar a sus hijos más de una o dos semanas. Pero con un gasto inferior, los progenitores pueden permitirse fácilmente un campamento urbano de un mes. Esta mayor flexibilidad facilita el tener cubiertas todas las vacaciones escolares de los niños.

Por otra parte, los campamentos urbanos son la mejor opción cuando hablamos de niños de edades inferiores. El poder ver diariamente a los más pequeños de la casa tranquiliza enormemente a los padres, sobre todo sin son primerizos y sus hijos son menores a siete u ocho años. Pero también tranquiliza a los niños, y es que a veces con edades tan cortas, no llevan bien la separación de los padres por mucho tiempo.

En fin, esperamos que os hayamos aclarado algunas dudas que pudierais tener con los campamentos de verano urbanos. ¡Y a disfrutar del verano!

Consejos para una entrevista de trabajo en alemán

Si quizás eres uno de los tantos españoles que está pensando en emigrar al país germánico en busca de un mejor futuro laboral, desde aquí queremos darte algunas pequeñas recomendaciones para que todo te vaya rodado en tus entrevistas de trabajo.

El primer consejo es quizás el más obvio y a la vez el más difícil: saber alemán. No queremos con esto desanimarte en tu aventura si no sabes ninguna palabra, pero has de ser consciente que cuánto mayor sea tu dominio del idioma, mayores posibilidades de que triunfes en la entrevista. Si te urge el tiempo, no te agobies, hay multitud de cursos intensivos que te servirán de ayuda para que al menos vayas con las nociones básicas.

La siguiente recomendación va un poco más con los famosos tópicos alemanes de seriedad, responsabilidad y puntualidad, todos ciertos y todos que has de cumplir si quieres que como mínimo te tomen en cuenta. Por ello, nada de hacer bromas, nada de llegar tarde a la cita y nada de parecer que todo te da igual.

Otro problema que te puede surgir es la diferencia cultural. Y con ello no nos referimos a temas sociales, sino a algo tan sencillo como que en Alemania no saben qué es la ESO, la EGB o una Diplomatura. Por ello, sé proactivo y explica cuáles fueron las asignaturas qué mejor se te dieron o cuáles son los puntos fuertes en los que sobresaliste estudiando tu carrera.

Una gran diferencia respecto a España son los Assessment Center. Se trata de centros de evaluación en los que se examinan las capacidades y cualidades de los candidatos que optan a los puestos de empleo. Por tanto, las pruebas responden a las necesidades y objetivos del trabajo al que se aspira, así que nada de mentir en el curriculum, porque no pasarás de la primera prueba.

En Alemania se valora mucho el tema de la responsabilidad social. Por ello, si colaboras o alguna vez has colaborado con alguna ONG o algún proyecto de voluntariado, no dudes en decirlo, ganarás punto.

Asimismo, hay unas cuántas cosas que deberías evitar como nada de ponerse nervioso mirando el reloj, asume que las entrevistas en Alemania son largas y pueden durar perfectamente una hora o más. Nada tampoco de preguntar el salario en la primera entrevista.

Por último, sé proactivo. Pregunta sobre la empresa, sobre qué funciones desarrollarías, incluso si puedes, toma notas. Todo con el propósito claro de que vean que estás interesado en trabajar con ellos. Y por último y no menos importante, Glück!! (o lo que es lo mismo, mucha suerte!)

Aplicaciones para aprender idiomas

Pocos son los que aún no tienen móvil y menos aún los que lo tienen y no viven pegados a él. Pero el móvil no sólo nos puede servir para hablar con los amigos o pasar el tiempo jugando. También podemos aprender idiomas. Y es que como no podía ser menos, el mundo de aplicaciones o apps ha llegado ya a las lenguas. No hablamos de aplicaciones tipo traductores o diccionarios, sino de auténticos programas o comunidades virtuales idóneas para perfeccionar nuestros conocimientos. Si quieres darle más utilidad a tu móvil, sigue leyendo y conoce las mejores apps idiomáticas.

Busuu es de las más conocidas, disponible para iPhone, iPad y Android, tiene versión gratuita y de pago si quieres ampliar contenidos. Se trata de una comunidad virtual en la que podremos conversar online con hablantes nativos en inglés, francés, alemán, español, portugués y muchas más lenguas. Pero no se trata sólo de un video-chat, sino que incluye vocabulario, diálogos de audio y exámenes interactivos.

Otra de las más conocidas es Babel, gratuita para Android y Iphone. La diferencia con Busuu es que no se basa tanto en conversaciones sino en lecciones para aprender vocabulario y gramática a través de ejercicios. Un punto a su favor es que dispone de un sistema de reconocimiento de voz para poder mejorar tu pronunciación.

Si estás interesado en obtener el TOEFL (Test of English as a Foreign Language), tu app es Voxy. Con lecciones personales basadas en nuestro nivel de inglés, está claramente enfocado a que superes dicha prueba internacional. De hecho, sus creadores aseguran que sus clases permiten mejorar en un 22% los resultados del TOEFL.

Si prefieres el British Council, entonces quedarte con Learn English. Para Android y iPhone, permite mejorar nuestro listening y ampliar vocabulario a través de numerosos videos. Un plus añadido es que no es necesario estar conectado permanentemente a internet, ya que podemos simplemente descargar las lecciones.

Finalmente, la ultima app que te recomendamos se llama Wlingua. Esta aplicación es la idónea si estás iniciándote en el idioma de Shakespeare, ya que consta de cuatro niveles de dificultad y más d 600 lecciones sobre vocabulario, pronunciación y gramática para que vayas poco a poco.

Diferencias entre el inglés británico y el americano

Si hace poco que has empezado a estudiar el inglés, quizás te hayas tropezado con que una palabra se escribe o se pronuncia de forma distinta según en que lado del Océano Atlántico nos encontremos. O que una norma ortográfica que nos han repetido miles de veces en el inglés británico, se incumple en el americano. Bien, desde este post queremos aclarar alguna posibles confusiones que se pueden dar.

La mayor parte de las diferencias se dan en el vocabulario. No hay un área en la que prevalezcan más, es decir, las distinciones se dan tanto en el ámbito de la comida como en el de la ropa o el mobiliario urbano. Algunos nos sonarán, como ‘caramelo’ que en el Reino Unido se dice ‘sweet’ y en Estados Unidos ‘candy’. Pero hay otras palabras más curiosas como ‘pijama’ que en americano se escribe ‘pajamas’ y en británico ‘pyjamas’.

Otras pequeñas diferencias se dan con el verbo ‘tener’. Así, los americanos prefieren utilizar la forma ‘do’ más ‘have’ para hacer preguntas y negaciones y los ingleses tiran de ‘have got’. Otra pequeña distinción son algunas preposiciones. Por ejemplo, en el Reino Unido se utiliza ‘at’ delante de ‘the weekend’ mientras que en Estados Unidos sustituyen el ‘at’ por ‘on’.

Pero empecemos a complicar el tema. Los profesores ingleses remarcan una y mil veces las diferencias entre el present perfect y el past simple. Para ellos, el present perfect se utiliza cuando se trata de una acción finalizada pero con efecto en el presente o que se desconoce cuando ha sucedido. Esta norma tan clara se hace difusa y desaparece al otra lado del Atlántico, y los americanos mezclan las dos formas sin ser incorrecto.

Asimismo, desde el Reino Unido se nos dice que ‘just’, ‘already’ y ‘yet’ tienen que ir entre el verbo ‘have’ y el participio en el present perfect. Sin embargo, los estadounidenses alteran el orden sin variar el significado.

Pero aún hay más, y esto ya podríamos decir que es invención pura por parte de los americanos. Mientras que los ingleses recitan el participio de ‘get’ como ‘got’, los estadounidenses se sacan de la manga un ‘gotten’ como forma de participio. Así que si haces un examen de verbos y pones ‘gotten’ por error, que sepas que los americanos te pueden salvar 😉

Y bueno, no podíamos cerrar este post sin la mayor de las diferencias entre el inglés británico y el americano, la llamada educación inglesa y su archiconocida ‘polite’. Y para muestra, la fotografía que acompaña este texto. No hace falta decir que el hombre con el perro es un auténtico british, ¿no? 😉